Monthly archives: Abril, 2014

L’Hospitalet, ciudad en una ciudad

Barcelona, como cualquier gran capital mundial, tiene a su alrededor un conjunto de núcleos, urbanizaciones y demás pueblos que conforman el área metropolitana que aporta ese flujo diario y constante de mercancías, servicios, productos, personas y trabajo.

L’Hospitalet de Llobregat, en cambio, es algo más que una urbanización anexa a Barcelona, con sus más de 250.000 habitantes supone un verdadero eje económico por sí mismo que nada tiene que envidiarle a la capital catalana.

No en vano, la compra o alquiler de pisos en L’Hospitalet de Llobregat se ha convertido en una solución para más de 260.000 personas, que suponen el número actual de habitantes en la ciudad. El beneficio de comprar o alquilar piso en Hospitalet nace del descenso importante de precios que supone respecto a Barcelona, con las posibilidades e interconexiones que a su vez dispone esta otra ciudad.

Tanto si trabajas en las cercanías de Barcelona como si lo haces en la propia capital, alquilar un piso en Hospitalet puede ahorrarte importantes sumas de dinero a final de año, posibilitando con ello una viabilidad que no dispondrías en según qué distritos de Barcelona. Calidad de vida es poder tener al alcance aquello con lo que nos sentimos cómodos y que copa nuestros caprichos de ocio puntuales. En Hospitalet es posible acceder a la ventajas de Barcelona a una escasa parada de tren, o bien dejarse llevar por la infinidad de posibilidades que tiene la propia ciudad.

L’Hospitalet de Llobregat es una ciudad de contrastes, donde el 20% de la población es inmigrante, procedente de todos los rincones del mundo, y que aporta ese carácter multicultural que no es tan palpable en Barcelona, donde a menudo el turismo hace perder la esencia de muchos barrios o distritos.

Y es que el alquiler de pisos en Hospitalet ha bajado en los últimos años, pudiendo encontrar viviendas mucho más completas y espaciosas al mismo precio que otras más antiguas o necesitadas de reformas en Barcelona. A veces, desplazarse unos pocos kilómetros del centro de Barcelona puede ampliar y proponer oportunidades por las que valga la pena dedicar 20 o 30 minutos más diariamente a ir al trabajo.



¿Qué tipo de empleado estás reteniendo?

Para cualquier empleado, la oficina es como su segunda residencia. En la mayoría de ocasiones, incluso, pasan más horas a lo largo del mes en la propia empresa que en su hogar u otro emplazamiento alternativo.

Es por ello que la imagen y el confort que la empresa deba transmitir a sus trabajadores debe ser una de sus prioridades, pues suponen el activo más importante y diferenciador del que toda empresa dispone.

El activo más importante porque serán los encargados de realizar todas las tareas necesarias, desde las más básicas y rutinarias (pero no por ello menos importantes) hasta las que generen un mayor valor añadido a los procesos corporativos o de gestión.

El activo que mayor diferenciación aporta porque todas las personas somos distintas, además de que todas se modelarán y actuarán en función de cómo se las oriente en la propia empresa. Si se busca la proactividad acabará habiendo empleados que propongan ideas en detrimento de aquellos más acomodados que no se sientan a gusto en ese clima de constante innovación. Si por el contrario se busca la estabilidad, aquellos con mayores inquietudes verán como su salida está en otras empresas que premien este tipo de actitudes. Como vemos, la empresa, sus valores y su propia estrategia a largo plazo será la que marque el perfil de trabajadores que permanecerán en ella año tras año.

Tenga la orientación que tenga tu empresa, habrá una serie de servicios esenciales de los que debe disponer, y unos espacios adaptados que deberían ser el eje de un gran número de proyectos internos. El acceso al agua es la mayor prioridad que debería tener la empresa, una fuente de agua siempre es una buena solución. Mantener a los empleados hidratados es esencial para su rendimiento laboral, y con fuentes de agua para los empleados posibilitaremos que no tengan que reservar una parte de su sueldo mensual en comprarse diariamente agua, ya que podría darse el caso de que alguno de ellos priorizara otros gastos a su propia salud o hidratación. Es una situación en la que nunca debería ponerse a un empleado, ya sea fijo o temporal. Primero pensemos en las personas y luego en los números, tal vez poner fuentes de agua nos acabe reportando más dinero en forma de rendimiento de los empleados y salud laboral que no ahorrarnos el gasto.

Disponer de espacios para reuniones internas es otra excelente forma de ir modelando a los empleados hacia los valores que tenga la empresa. Si buscamos la proactividad tengamos actividades, retos o juegos colgando de las paredes del pasillo o la recepción, a la vista de todos para que se apunten todos los que quieran. Si buscamos una mayor integración de equipos será momento de promover reuniones de brainstorming semanales o quincenales en las que exponer ineficiencias y soluciones. Si queremos que los empleados sean independientes y eficientes, diseñemos unas oficinas en que se cree el suficiente sentimiento de intimidad entre los empleados en su puesto de trabajo. Que tengan una mesa individual espaciosa, el material necesario y personas de soporte para cualquier duda.

Como vemos, la empresa, desde sus fuentes de agua y servicio de cafetería hasta la distribución de sus oficinas, marca el carácter de sus empleados y modela sus aspiraciones y valores corporativos a través de las acciones que toma en el día a día. Acabaremos siendo testigos de una selección natural, donde aquellos empleados que encajen con dicho modelo serán los que permanezcan; sintiendo una mayor felicidad laboral con el consiguiente incremento del desempeño y valor añadido. Mientras que aquellos menos adaptados a la situación serán los que busquen una alternativa más allá de las paredes de la empresa.

¿Tienes claro el perfil de trabajador que buscas o vas a la deriva? ¿Estás haciendo todo lo posible para retenerlo?